sábado, 13 de diciembre de 2014

IGLESIA NUESTRA SEÑORA DE GUÍA: HISTORIA Y VESTIGIO

Escondida en un rincón del Rímac y con varios siglos en su haber, aún permanece en pie el resto de una portada de la antigua iglesia Nuestra Señora de Guía. Este vestigio colonial se encuentra en el perímetro de un terreno de propiedad de la fábrica CUVISA, al lado de un vecindario formado por una invasión que, según declaraciones de los vecinos, data de 1961. Pocos limeños conocen la existencia de esta vieja portada, testimonio del pasado rimense.




Veamos la historia de la iglesia que ocupaba estos terrenos:

La recolección (un  tipo de construcción de los siglos XVII y XVIII formada por conventos e iglesias recoletas en las afueras de la ciudad, que requería de los religiosos un estilo de vida regido por:  pobreza, recogimiento, contemplación, estrechez, penitencia y estudios) perteneciente a la orden agustina, bajo la advocación de Nuestra Señora de Guía, se empezó a edificar en los primeros años del siglo XVII sobre un terreno ubicado a extramuros de la ciudad, una zona llamada "Portada de Guía" en el actual distrito del Rimac. El virrey Marquéz de Guadalcázar ordenó la demolición de esta construcción inicial que contaba con una modesta capilla por no contar con la autorización real exigida y los religiosos agustinos pasaron al convento de San Agustin, en el centro de Lima. 

Juan Pecador, primer prior de este convento, viajó a España en el año de 1630  para conseguir la autorización real de Felipe IV. Es de esta manera que a su regreso a Lima, los agustinos inician la construcción de una una nueva recoleta de Guía (un poco más alejada del lugar original), cuya  iglesia llegan a inaugurar en 1634. Inclusive en años posteriores, los agustinos llegaron a erigir una tercera edificación debido a la gran afluencia de feligreses.

Debido a los sucesivos terremotos que sufrió la ciudad de Lima (1687 y 1746 entre los más catastróficos) el conjunto arquitectónico sufrió grandes daños y nunca se precedió a su reparación. Es así que para la época de la independencia, se le declara convento supreso y continua, de forma permanente, en estado de abandono, Aunque en la imagen de abajo podemos ver que para la segunda mitad del siglo XIX aún subsistía la capilla de Nuestra Señora de Guía.


          Ubicación de la capilla Nuestra Señora de Guía en un plano del siglo XIX (del blog Lima La Única)


Llegado el siglo XX, tenemos testimonios en la revista Variedades que narran lo siguiente: 

(Del blog limadeayeryhot.blogspot.com de Favio Martinez)

"Entre grandes trozos de pared, y parte del techo, que fué todo de ladrillo, crecen los arbustos y se abre paso la maleza. Al entrar en el recinto de lo que fue templo, pasando entre las dos columnas sin arco de la gran puerta, se ve al fondo la hornacina en que estuvo la imagen de la Virgen de Copacabana y la base de las cinco gradas que conducían al retablo. Los bloques de piedra han desaparecido. Allí en el espacio algo más elevado que el piso de la iglesia, delante de la hornacina está la bóveda, una de esas cavidades que construían los antiguos en sus templos para sepultar prelados y potentados. El sótano esta repleto de ataúdes, de cajas, de envoltorios. Aproximadamente, la bóveda tiene dos metros y medio de altura. Pues bien, no hay treinta centímetros entre la última caja y el cielo de la cripta; ¿cuántos cadáveres habrán allí? ¿cuántos años hace que se están sepultando en este sitio?"


             Ruinas del claustro

                                                
"Cuentan los viejos habitantes del barrio de Guía, que, entre las ruinas, construyó un negro, ño Cirilo, su albergue, y hacía de adivinador a la par que de sepulturero. A él se dirigían los pobres, los malambinos, que no podían llevar sus muertos al panteón de Ansieta. Y Cirilo los sepultaba en la bóveda de la iglesia.
Cuando nosotros tuvimos noticia de la existencia de ese cementerio, hacía varios años que Cirilo había entregado su cuerpo a la tierra. No pudimos saber nada por su boca. ¡Cuántos secretos se habrá llevado a la tumba!
Ahora que se nos ocurrió investigar, hemos descubierto que nadie se opone a que las gentes pobres lleven sus cadáveres y continúen arrojándolos dentro del gran nicho. Otros han cavado fosas en el suelo, junto a las paredes, tanto en la iglesia como en la sacristía, y, con esa bienaventuranza que distingue al pobre han escrito en los muros el nombre de los muertos y el día de su entierro."




"En el piso de las celdas, todavía marcadas con parte del cimiento, también hay cruces de madera y coronas de flores secas.
Cuando penetramos en la bóveda y vimos los ataúdes, unos sobre otros, conservando aún el charol, y blancos los adornos de lata, creímos que se trataba de un sueño. No lo era.
Hace la friolera de 162 años que todo un barrio, un barrio populoso, viene dando sepultura a sus deudos en el antiguo y derruído templo de Nuestra Señora de Copacabana y Guía. No es alucinación de cronista. Es realidad espeluznante."





Llegado el año 1961 se iniciaron las invasiones hacia los alrededores más cercanos de las ruinas. Dichas invasiones son las mismas que rodean la única portada que queda en pie de la monumental edificación de antaño. Algunos vecinos que rodean los cuarenta años, comentan que utilizaron caminos subterráneos ubicados bajo los terrenos de la antigua recolección e, inclusive, llegaron a encontrar una salida a estos caminos mas o menos por la altura del metro de Alcázar! No suena trillado a estas alturas hablar de túneles bajo la lima colonial. Tambien encontramos restos de las bases de los antiguos muros y muchas historias que la tradición popular se ha ocupado de conservar.


 Terreno sobre el cual fue edificada la recolección agustina


  Vista desde atrás






















1 comentario:

  1. Interesante artículo. He llegado al mismo lugar pero haciendo una investigación paralela: la historia de la fábrica CUVISA a modo de estudioso aficionado porque al igual que la iglesia de Guía, no queda nada de la vieja fábrica que en un inicio fué de papel y luego textil. Saludos
    PD: estoy buscando planos y documentos de estas construcciones, así como de la ex fábrica Backus, a modo de colección de acervo histórico ya que estas edificaciones desafortunadamente están a merced de la inversión privada.

    ResponderEliminar